EL ARTE Y SU SENTIMIENTO

Una amiga manchega escribe en su blog, emociones en color, la emoción, precisamente, que en ella produce el arte. Lo hace con una enorme pasión, narrando tanto el impacto emocional que un recital de Ainhoa Arteta produjo sobre su madre, cuanto su propio acercamiento, a su juicio siempre insatisfecho, a la obra de los grandes artistas, pintores y arquitectos especialmente, repartidos por el mundo.

Yo creo que vivo el arte de otra manera. O igual la vivo de la misma forma, pero si he de narrarla creo que debo explicarme de otro modo.

Para empezar, y no sé si ella lo será, pero yo al menos de mitómano tengo muy poco. Goya, por ejemplo, por mucho que se llame Goya, por mucho que en España pase por ser la leche bendita, a mí no me dice nada de nada. Y otros pintores, especialmente algunos ubicados en las tierras de la abstracción como Antonio Saura, Tapies o Mark Rothko me producen una pereza casi infinita. Ellos se llaman artistas, a mí me aburren.

No creo que para disfrutar del arte haya que entenderlo.

Veamos el museo Guggenheim de Bilbao. El edificio, diseñado por Gehry, te habla mirando directamente a la cara en cuanto te plantas ante él. Y no conozco a nadie a quien no le haya emocionado su visión, entienda o no las bases teóricas en que se apoyó el arquitecto para su trazado. Otra cosa es entrar dentro y encontrarte con piezas sublimes de Roy Lichtenstein o collages sin pies ni cabeza como los de Robert Rauschenberg.

Dicho lo anterior, pareciera como si estuviera sentando cátedra acerca de quién pasa el filtro de la excelencia y quién no. Y nada más lejos de mi intención. El asunto es que en las artes plásticas, como en la cerámica o en la cocina de autor, unos platos te gustan más que otros. Y unos te gustan mucho mucho mucho y otros no te gustan nada nada nada.

Pero lo que me parece una trampa del discurso dominante en el academicismo antifigurativo del siglo XX es la afirmación de que para entender el arte haya que saber de arte. Es una falacia. Anselm Kiefer te puede gustar o no, te puede emocionar o no; tras una explicación sesuda del guía de un museo, además, entenderás (o no) un poco mejor lo que quiere decir en un cuadro concreto o en una de sus series, pero no te va a emocionar ni un poquito más.

Yo he estado en Londres y recuerdo de la National Gallery apenas un par de cuadros. Me pasa lo mismo respecto del museo de Bellas Artes de Bilbao, o del Museo del Prado. En muchos casos, esos cuadros los recuerdo no tanto por haberlos visto en esos museos, cuanto porque son imágenes que forman parte de nuestro acervo común. Y ahí sí, ahí me tengo que callar. Cuando un cuadro entra a formar parte de nuestra vida, de la vida de todos los que compartimos una misma cultura, entonces estamos hablando de algo que nos supera como críticos de pega, eso que todos somos.

Hablo de El Guernica, claro, o de Las Meninas, o de las bailarinas de can-can de Tolouse Lautrec, o de la Marilyn multicopiada de Andy Warhol, por poner algunos ejemplos. Yo creo que esas imágenes no son arte, son el latido del corazón del mundo. En ellos se condensa un tiempo, un magisterio, un sentido.

Todo lo demás depende del gusto. De que te emocione más el rojo que el azul. Con estudios o sin ellos.


























Imágenes: la Olympia, de Edouard Manet (Museo de Orsay), dos fotografías propias del Museo Guggenheim y la Torre Iberdrola, en Bilbao, y la Venus del espejo, de Velázquez, que es propiedad de la National Gallery londinense.

14 comentarios:

  1. me encanta el haberte leído y hallado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grande tu nombre, Recomenzar! Eso es un alias y lo demás, una puta mierda. Empezar de nuevo cada vez que firmas.
      Me río yo de la rueda del eterno retorno y esas mamelucadas.
      Recomenzar.
      Un placer.
      Un honor.

      Eliminar
  2. Me encanta la pintura... y me encanta perderme en los museos... conocer los entresijos del autor.

    Mil besitos, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, te voy a contar una anécdota. Cuando tenía 16 años, en 2º de BUP, nos expulsaron a dos compañeras de clase y a mí del Museo de BBAA de Bilbao por estar jugando a la sillita de la reina en la sala de pintura flamenca.
      ¿No me dirás que no es poético?
      A mí me encanta el arte, adoro el arte, lo disfruto de una manera desaforada,... pero siempre con el cuello de la corbata aflojado.
      Un placer, amiga.

      Eliminar
  3. Eso digo yo, MaRía.
    ¿Dónde anda tu comentario?
    En cualquier caso, se lo haya comido el tiempo o el viento, que lo mismo da, siempre es una ocasión magnífica para saludarte, que ya sabes que es un placer.
    Y si quieres, vuelve a escribirlo. Que esta es tu casa, mujer.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resumiendo venía a decir que por una parte está lo que los expertos consideran arte, en cualquiera de sus facetas y otra muy diferente lo que quien lo contempla, lo observa, lo escucha o lo lee siente.
      Ya sabes lo que se dice : una obra de arte emociona; puede gustarte mucho o nada pero siempre deja un sentimiento
      Adoro el arte, estudié su historia bien a fondo, o más que estudiar me empapé de historia en letras, con el tiempo pude empaparme de su vida, de su esencia y si pudiera más que lo haría
      visitar una ciudad conocer su historia, su música, sus obras y algunos cuadros que hay tras los muros es maravilloso
      La primera vez que estuve en Florencia me enamore de esa ciudad, porque en si es una obra de arte, sus adoquines bajo los pies hacían música bajo la lluvia y al ver al David supe lo que era la grandiosidad de una escultura , que siendo de mármol me quemó hasta la piel
      Supongo que el efecto que causa una obra de arte no es el mismo dependiendo de nuestro estado anímico aunque la admiración sea idéntica
      porque me pasó no hace mucho visitando por tercera vez otra ciudad -museo pero eso es otra historia :-)

      en el anterior comentario desaparecido te hablaba de los cuadros abstractos pero mejor me lo guardo a ver si este tb va a desaparecer


      bicos e boas noites Luis

      Eliminar
  4. A mí lo que me llama la atenci´n, MaRía, es que haya esa cosa que llaman "expertos en arte" ¿Y eso qué cosa es?
    ¿Alguien se puede imaginar a Picasso dirigiendo un mensaje para los expertos y otro para los profanos en el arte? No. Porque lo que hace un artista es una propuesta. Y quien la recibe la reelabora.
    Como hacen, modestamente, nuestros posts, exactamente igual.
    Vale, él es Picasso.
    Dejando eso aparte, poco más o menos lo mismo: proponemos, y a quien sea le llega.
    O no le llega.

    ResponderEliminar
  5. Y es que Picasso también vivió en el Paraíso :-); Luis ...

    ResponderEliminar
  6. Brindemos por Picasso, entonces (pero no digamos la tontada esa de chin-chin, que da una grima...)

    ResponderEliminar
  7. Magnifico. Un placer conocerte y leerte desde Puerto Rico! Bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jackie. Espero seguir teniéndote como lectora durante mucho tiempo.

      Eliminar
  8. Yo tampoco creo que para disfrutar del arte hay que entenderlo, tan solo hay que dejarse llevar por la mirada, y disfrutar de la belleza.

    Muchas gracias por tu comentario en mi blog, yo también te sigo desde ya.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave para vivir: disfrutar.
      Otro beso para ti, María.

      Eliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.