ABURRIRSE COMO VACAS

A mí la vida de las vacas me parece el colmo del aburrimiento. 

Las observo cada vez que salgo a caminar por las veredas cercanas a mi casa y las veo siempre ahí, alrededor de sus abrevaderos, sacudiendo la cola, o en medio de los prados, comiendo hierba, o tumbadas haciendo la digestión de la hierba que han comido, regurgitándola para pasarla de estómago a estómago, volviendo a digerirla. Al final, cagándola. Esto no es broma: con sus pedos, son uno de los principales agentes del efecto invernadero en el mundo. O sea, comer, cagar, pedorrearse y dormir. 

Imagino que el momento más apasionante de su día a día tiene que ser ese en el que entra en su establo el ganadero, la paisana de turno, a sobarles un poco las ubres para extraerles la leche que luego se meterá en cajas, esa leche que renace cada día en los estantes de los supermercados convertida en desnatada, queso o yogur.

Vamos, que serán símbolo de paz, animal sagrado y todo lo que se quiera, pero a mí me parece el animal más soporífero del planeta. Ya no tienen ni siquiera sexo, pues se les insemina por métodos artificiales, sin contacto alguno con macho cornudo que se precie. Ahora que, si yo fuera toro, un toro de esos erguidos, amenazante, de los que cuando te miran se te corta la respiración, si yo fuera toro, digo, y me pusieran delante a una vaca para que yo hiciera en ella mis cosas, en serio, ¡me cambiaba de acera! Que son muy poco sexys las vacas, a ver si se me entiende. Sólo están bien cortadas en rodajas y convertidas en chuletón.

Conozco algunas personas que viven, que son como vacas, y no me refiero al peso, que algunas bien delgaditas que están. Se alimentan básicamente de hierba (a veces incluso sin aliñar), se pasan la vida en una inactividad cansadísima, el sexo para ellas es eso que sucede dos o tres veces al año, y cada vez que abren la boca es como si mugieran, de lo aburrida que resulta su conversación. Y el caso es que se creen que viven. Creen que la suma de ausencias compone una vida. Ni alcohol ni sexo ni comida elaborada ni tabaco ni carne ni pasiones ni viajes ni... Como si sumando muchas renuncias se construyese algo que no sea un conjunto vacío. Cero más cero igual a la salvación (¿!).

Que sí, que ya sé que cada cual elige el modo en que quiere vivir y que las suyas son elecciones tomadas libre y reflexivamente. Es más, estoy seguro de que no dispongo yo de argumentos para convencer a nadie de que una vida entretenida es mejor que una existencia básicamente pasiva, pero mirad, si yo me tengo que reencarnar alguna vez en algo, si puedo elegir en la oficina de reencarnaciones entre unas y otras, a mí que me den, si hace falta, una vida de mosca, o de rana, o de saltamontes, pero, por favor, ni vacas con cuernos ni esas otras vacas, las humanas, de las que hablo.

Aceptaría, incluso, una vida de gusano. Pensadlo. Al menos tienen unos pocos días, unas horas al final de su existencia, en las cuales se convierten en mariposa y van frenéticamente de flor en flor, borrachas de polen, buscando congéneres alados con los que procrear en una meliflua, agotadora, carnal apoteosis final.

Pero vaca no, por favor. Cualquier cosa antes que vaca.




8 comentarios:

  1. Por lo que he visto no te gustan nada de nada las vacas, y es respetable, cada uno tiene sus gustos, pero nunca llegué a pensar como puede ser de aburrida la vida de una vaca, o de un delfín, por cierto... a mí los animales que me encantan, que me parecen preciosos son los delfines, tal vez sea porque mi signo de agua.

    Te deseo que pases unas felices fiestas llenas de amor, paz y felicidad, pero no sólo para estos días, sino para todos los días del año 2017.

    ​¡Feliz Navidad!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al leer tu entrada pensé en la cantidad de temas sobre los que se podría escribir partiendo de una observación tan sencilla como pensar en la vida que lleva una vaca.

      Un buen símil comparativo y quizás algo cruel, estoy segura de que hay más animales aparte de las vacas que podrían personificarse en nosotros, no crees?

      Pobrecillas, con lo que me gusta a mí un chuletón...

      Abrazos.

      Eliminar
    2. María: Mucha mejor elección los delfines...¿dónde va a parar! Los defines nadan, saltan, acarician con su hocico, hasta se pelean. ¿Y en las joyas? En serio: un collar de perlas sobre una vaca es como una corona de margaritas en el cuello e un cerdo. Pero en un delfín tendría un punto hasta de Walt Disney.
      Vamos, que tengas un año nuevo lleno pero lleno de delfines.

      Eliminar
    3. Claro que hay más animales para personificarnos, Carmen. Por ejemplo la hormiguita: gente que ahorra. O la cigarra: gente que disfruta sin ahorrar. O los caracoles: gente que se pasa la vida en casa. O...
      Sobre lo que los dos estamos de acuerdo es en la parte del chuletón. Asado con el fuego a tope, para que la parte de fuera quede sellada y así los jugos queden dentro.
      Besos

      Eliminar
  2. Jajajaja

    Suerte que por ser vacas no te van a leer

    Pobriñas


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era lo que que les faltaba a las vacas, MaRía: ¡saber leer!
      Ya son aburridas de por sí y ahora se pasarían la vida leyendo.
      Que te conste que hay vacas humanas que no hacen otra cosa.
      Que leer es sano, no te digo que no, pero tooooooooooooodo el rato....
      Biquiños.

      Eliminar
  3. Vaya, no quieres ser sagrado!!
    No son animales muy sexys, es verdad, pero... hacen su función.

    Feliz Navidad y disfruta de estos días en la mejor compañía como es la familia y las amistades.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién ha dicho que no quiera ser sagrado?
      Quiero ser sagrado, claro que sí. Tiene que molar, siempre que no pase por el martirio, claro, que eso de adquirir santidad al precio del martirio no me atrae nada de nada.

      También yo te deseo unas felices fiestas, llenas de pasiones humanas: comer, beber, charlar, cantar, Y cualquier otra cosa que desees.

      Otros mil.

      Eliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.