TANTO AMOR NO CABE EN MIL BOLEROS


ROMANCE DE MARCOS Y ELENA
    -Cada día, dos blancos de Rueda. Los domingos, además, una ración de calamares como aperitivo.


“Si me sumerjo en tus ojos
veo un mar de azul belleza,
un océano infinito
donde el sol brilla y espeja.”

“En la límpida hondura
de los tuyos hay praderas
donde caminar descalza,
mil flores entre la hierba.”

Uniendo sus manos, Marcos
pegado a Elena se sienta,
un mundo húmedo surge
por el que ambos navegan.

Marcos declara su amor
con dulce voz de poeta;
si Elena sonríe, todo
el bar parece una fiesta.

Acaricia él su cara
con la palma bien abierta,
ella aparta de la frente
un mechón, jovial, coqueta.

Un dedo Elena desliza
a veces bajo la mesa
y entre risitas y bromas
juguetea con su pierna.

Aproximan ambas sillas
hasta encontrarse más cerca,
busca una boca la otra,
él en la de ella se enreda.

Entre sorbo y sorbo al vino
que piden siempre de Rueda
comparten aires y aliento
sin dejar quieta la lengua.

Y así ven pasar las horas
pidiendo que larga sea
la vida que juntos vivan
y que al mismo tiempo mueran.

Puntuales como un reloj
en cuanto da la una y media
con su bastón cada cual

al asilo van de vuelta.

                             Texto: Luis García Centoira


Todo lo que se ha publicado del 
Romancero de Bar
pinchando


4 comentarios:

  1. Mirá los nonos! Qué tal? Muy bueno amigo

    ResponderEliminar
  2. La primavera de la tercera edad. Qué lindo enfoque. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Silvana y María José, por el comentario acerca de estos dos jovencitos enamorados. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron los versos, el final me ha hecho sonreír.
    Bueno y el aperitivo da hambre.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.