ARLEQUÍN



I

Emergió de un final de mitin exaltado
y no admitió vestir ropa
que no fuera puro contraste de blanco algodón y negra tinta.

He venido al mundo a poner en cada bando
 -dijo- a la que sea su horda,
a purgar a los indecisos, a igualar titubeo con mentira.

Habéis de saber, por tanto, que soy el enviado
que no acepta dudas ni bromas,
 en mi lógica sólo hay síes y noes, sólo silencio o envidia.

II

Portando su paleta de negros y blancos
quiso el arlequín de esta historia
repintar con su tinta de extremos mi jardín de rica policromía.

Elevó sus pinceles al cielo gritando
que ni flor ni mariposa
quedaría allí sin ser rebautizada, traída de nuevo a la vida.

Despertó al hurón dormido y durmió a los sapos,
se hartó de llorar y de reír
hasta que convirtió en tachadura cuanto de color allí había.

III

De esos arlequines descoloridos guardaos,
si acaso alguno os ronda
 encadenadlo en la celda más húmeda de la cárcel más fría.

Texto: Luis García Centoira.


Las dos imágenes que ilustran este post son del pintor Diego Dayer, por quien siento una profunda admiración. Es evidente que sus arlequines poco o nada tienen que ver con aquellos de los cuales habla mi poema. No obstante, su presencia en este blog se justifica por la calidad del autor.
Si queréis conocer otras obras del mismo, pinchad



9 comentarios:

  1. Luis ,yo de técnica cero,de tripas te puedo hablar,creo,¡impresionante,exquisito etc! me encantó.Lo leí varias veces y me siguió "encantando" del verbo hechizar.Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé qué versión estoy leyendo, si cambió mucho o no, pero la que leo es super clara, tiene imágenes hermosas. En cuanto a las rimas veo asonancias que no siguen en el II pero no puedo decir que este bien ni mal, sólo que lo observo jajajaja, y además que hay dos que terminan en ado... Pero de eso tal vez alguien con más poesía encima pueda opinar, a mí me gustó mucho y me pareció muy original. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Saro y Silvana. La duda era que se entendiese, por eso cambió tanto la primera versión de la segunda, para aclarar el significado, pues en Ultraversal los dos primeros comentarios fueron que no se entendía. Creo que la primera versión tenía mucha mayor fuerza poética, pero si no se entiende... Besos.

    ResponderEliminar
  4. Igual que Rosario no puedo opinar nada sobre lo técnico, sólo lo que me produce la lectura de un poema. Este arlequín me gustó mucho, sin medias tintas, donde todo es blanco o negro y lo trataste de un modo muy creativo.
    También me gustan las pinturas de Diego Dayer.
    Saludos, Luis.

    ResponderEliminar
  5. Sí, de esos arlequines debemos guardarnos, de los que se creen en posesión de la verdad absoluta y empujan a las gentes al sectarismo. Nada es totalmente blanco de algodón ni negro de tinta, sino de infinitos matices grises.

    Excelente poema, excelente lo que en él se cuenta y excelente cómo se cuenta. Las pinturas de Diego Dayer, también las califico de igual manera.

    Me alegra leete, Poeta. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Mirella, Mil besos. Y otros mil, para ti, Mayte. Da gusto leeros, en mi casa, o en la vuestra.
    Como ya he explicado, este era un poema en dos fases. La primera era esta que pongo a continuación, pero al parecer no se entendendía, así que ha habido que aclararlo. A ver qué versión os gusta más:

    ARLEQUÍN

    Portando su paleta de negros y blancos
    llegó el ominoso arlequín
    a repintar con su tinta de extremos el jardín de los matices.

    Comenzó asperjando risotadas y llantos
    en las alas del colibrí,
    haciendo gritar a musgos hasta entonces quietos y felices.

    Despertó al hurón dormido y durmió a los sapos,
    se hartó de llorar y de reír
    hasta que carcajadas y lágrimas desliaron cualquier urdimbre.

    - De esos arlequines descoloridos guardaos,
    si llega uno con su barniz
    y sus brochas, no dudéis: regaladle un buen portazo en las narices.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta más la segunda versión. Mejor comienzo, mejor final y un lenguaje más claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo, Luis. Las dos versiones están bien, pero la segunda, o sea, la que leí en un principio, la encuentro más trabajada y hermosa, y me gusta más su final.
    No me da mucho por componer poesía medida y rimada, aunque tengo una tendencia natural para ambas cosas (que me salen solas las rimas y los versos de igual medida, sin pretenderlo) que intento desterrar en lo posible, pues me gusta más el verso libre, pero, puesto que también me gusta mucho la poesía clásica y sus figuras y tropos, las composiciones con metro y rima como la tuya me resultan muy agradables.
    Besos y feliz finde, Poeta.

    ResponderEliminar
  9. Feliz finde y gracias, Mayte y María del Mar.

    ResponderEliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.