domingo, 20 de enero de 2013

UN RINCON LUMINOSO EN EL CORAZÓN

A Pedro ("Pedrito"), a Jose M. Pedreira, a Josetxu, a Olga y a Manu, in memoriam.


Vivir entre juegos hace que a veces nos sintamos niños. Estar en contacto con ellos día tras día nos hace olvidar que el tiempo ha ido pasando y que ya no quedamos con los amigos para jugar con el Geyper Man, que ahora los Reyes Magos nos traen colonias o bufandas, que algo se fue y que, aunque su espíritu siga vivo, el Peter Pan que todos llevamos dentro habita en el interior del corazón, porque la piel ya es otra, ya está mucho más lleno el almacén de la experiencia acumulada, el de las ilusiones renovadas, pero también el de los caminos que no llegamos a andar, el de los deseos no alcanzados...


Hace unos días quedamos un grupo de amigos y amigas que, con trece, catorce años, hicimos juntos octavo de E.G.B. (para los más jóvenes, eso equivalía a lo que ahora es 2º de la E.S.O.). El tiempo ha pasado para todos, pero, tras un momento de despiste fruto de los años sin vernos, si alguien, al llegar te preguntaba "quién soy yo", enseguida localizabas en el almacén de las fisonomías recordadas esos labios, esos ojos, esas cejas, ese pelo.

Nos había convocado Maite Aguirre -gracias, Maite- y nos juntamos apenas 11 de los alrededor de treinta alumnos que aquel año sacamos el graduado escolar. Algunos -pocos, afortunadamente- ya han muerto; de algunos otros no conseguimos su dirección. Supongo que unos pocos, sencillamente, prefirieron, por la razón que fuera, no acudir.

Pero los que sí estuvimos pasamos un rato francamente memorable. Y digo memorable porque fue la memoria lo primero que activamos: la memoria del tiempo que pasamos juntos, ese que en algunos casos abarcó la totalidad de la infancia, pues muchos de nosotros compartimos clase, maestros y profesoras, vivencias, desde los cuatro hasta los catorce años.

Luego pasamos a nuestra vida actual: la ingeniería de Márquez, la pintura de José Manuel, el volante de Carmelo, el bar de Bego o de Gelines,... El tiempo nos ha ido llevando a cada cual por un camino, pero, curiosamente, algunos han convergido milagrosamente en torno a algún eje: algunos comparten profesión o estudios, otros, aficiones, durante un tiempo tal vez incluso se formara alguna que otra pareja sentimental, seguramente el recuerdo de más de un primer beso es evocado por varios de nosotros referido a un mismo lugar, a un mismo día.

Volveremos a quedar en abril, para celebrar una comida, pues lo del otro día fue sólo un primer ensayo. Espero poder veros entonces a todos los que ese día no acudísteis.

Pero este es un blog que habla de arte y juego. Y si a mí la vida me llevó por esa senda, Tere, con quien compartí 10 años de tiempo escolar en Miravalles y una innegable afinidad personal, Tere, decía, se enamoró del viento. Y juega, Tere  juega con el viento. Si quieres saber cómo, pulsa el enlace con su nombre.




A todos vosotros, a los que ya he mencionado,y a los que todavía no -Gemma, Lourdes, Eva, Maite Unzueta,..-, sabed que ocupáis un rincón lleno de luz en el interior de mi corazón. 

(Y, por cierto, a mí no me busquéis en las fotos de grupo que acompañan a este blog -ambas de 6º de EGB. Corresponden a una excursión a las Cuevas de Santimamiñe a la que no acudí por culpa de un castigo. Aquélla, para mí, fue una época de rebeldía preadolescente que tuvo como efecto colateral un descubrimiento muy tardío del arte rupestre.)

6 comentarios:

  1. me da miedo comentar el primero, porque nunca lo he sido en nada...jajajaja. Bueno en clase creo que acababa sentado en la fila que ahora en los teatros, llaman VIP, ósea en primera fila, ¡y yo que pensaba que lo hacían porque no me entendían!.
    ¿como estas primo?, falte a la primera cita porque no me entere, (creo que mi madre se hizo un pequeño lio con mi teléfono), pero estoy encantado con la idea de volver a reunirnos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Allí nos veremos, Javi.
    Y sí, el recuerdo de aquellos tiempos te sitúa entre los revoltosos, sin duda. Pero eso también es síntoma de inteligencia y carácter despierto.
    Y, ¿para qué negarlo?, anda que no nos reíamos -los alumnos, claro- de tus inofensivas trastadas.
    Otro abrazo, y bien grande, para ti.

    ResponderEliminar
  3. Pues si no me falla la memoria, el que estaba sentado al lado de Javi era yo!! Lo mejorcito de la clase en 8º.Bonitos recuerdos, aun siendo tan lejanos en el tiempo, han pasado ya 32 años (Joooooooder !!!) El día que me llamo Maite para comentarme la iniciativa he de reconocer que se me agolparon los recuerdos, tantos y tan buenos, de una manera tan brutal, que me costó incluso dormir por la noche. Estoy encantado y expectante esperando el día 13/04/2013. Nos vemos allí y para tod@s un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Santi; precisamente contigo ha sido con los que menos he perdido el contacto, precisamente porque fuimos vecinos en un nuevo municipio de acogida durante más de diez años.
    Pero lo que comentas de los pupitres me hace pensar en un detalle.
    Es curioso, porque yo creo recordar a los compañeros de pupitre de bastantes cursos. El más habitual fue Quique, pero también lo compartí con Carmelo, incluso creo que algún año con Gorrotxategi.
    En octavo mi compañera fue Isa (un beso, compañera).
    Ese año fue el de muchos despertares. Y 32 años después, ¿qué quieres que te diga?, a veces creo que, en muchas cosas, sigo bien pero bien dormido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Hola,Luis; no estube el otro dia ,pero si que me apetece acudir a la comida y verme con un monton de gente que en muchos casos les he perdido totalmente la pista; me parece una iniciativa bonita.
    El 13 nos vemos un saludo

    ResponderEliminar
  6. Un saludo para ti, y bien grande.
    Nos vemos entonces.

    ResponderEliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.