sábado, 26 de enero de 2013

CASAS DE MUÑECAS

Cuando de niños jugábamos al pilla-pilla, a ese lugar que nos volvía invulnerables, el espacio seguro donde quedábamos a salvo de cualquier perseguidor, lo llamábamos "casita"

Es cierto que hay casas que para los niños y niñas que las habitan, son todo menos un lugar seguro, pero, por suerte, para la mayoría de nosotros el hogar ha sido siempre el sitio donde nada malo nos podía pasar. Era nuestro refugio, el espacio de la seguridad infinita, el hábitat del cariño y la comprensión.

Incluso al llegar a la edad adulta, sigue siendo ese espacio de segura tranquilidad. Después de un día de especial agobio, de trabajo desmedido o de sinsabores, al traspasar el umbral de nuestra vivienda, la frase que se nos escapa es, irremediablemente, "¡por fin en casa!".

Supongo que algo de eso debe haber en la afición de construir casas de muñecas. Bueno, en realidad no se trata tanto de construirlas, cuanto de llenarlas. De crear un ambiente en su interior, decorarlas, ubicar a sus habitantes en situaciones de agradable composición: la familia comiendo, la niña leyendo en la habitación, un abuelo pintando, los niños jugando al parchís en su cuarto,...

Entre las apasionadas -y apasionados, pues entre adultos he conocido tantos de estos como de aquéllas- de este hobby, imagino yo que hay mucho de arquitectos de emociones, más que de decoradores de interiores; lo que se construye en el interior de una casa son entornos apacibles, atmósferas gratas. Lugares ideales donde cualquiera desearía vivir. Sitios que dan sentido a llamar "casita" a los refugios del pilla-pilla.

Dejadme que ahora os hable de la fotografía que abre este post. La misma se corresponde a una asombrosamente original casa elaborada en el interior de un tronco de madera. Podéis saber más sobre su autora, una inglesa de Chesterfield, pinchando sobre el siguiente enlace:


Para quienes estéis deseando comprar vuestra propia casa de muñecas, disponéis de numerosas tiendas especializadas. Por citar algunas, la cadena ASI, presente en la Gran Vía madrileña desde hace casi medio siglo y cuyo escaparate es, en sí mismo, una cita con el arte popular hecho juguete, puede ser una buena elección. Pero también disponéis de otras opciones, con decenas de tiendas especializadas repartidas por todo el mundo.

En ellas podréis encontrar casitas de diseños clásicos, otras de líneas más modernas (como los modelos de KIDKRAFT -foto de interior en este post-, o incluso los compactos diseños en plástico de PLAYMOBIL). 

Si lo que queréis es empezar a crear vuestra propia casa a partir de cero y construirla en vuestro pequeño taller casero, tal vez este video -comercial, pero claro- os dé idea de lo sencillo que puede llegar a ser elaborar una estructura básica a partir de unos pocos tableros de contrachapado.


Pero en esto, como en todo, hay apasionados y apasionadas que nos quieren hacer partícipes de su maestría. Uno de esos ejemplos lo constituye el video que aparece a continuación y que ubicamos aquí como homenaje a tantas y tantas entusiastas de este delicado, cuidadoso y amable pasatiempo. En este caso, a su creadora le llevó 7 años concluir la casa que tan amablemente nos muestra. Fijaos en el detalle con que ha concluido el cuarto de baño, el salón, la cocina, cada habitación,...



4 comentarios:

  1. Construir casitas de madera. Sentir en tu dedos la materia que hace posible soñar… Quizás la escritura sea como un juego: De pronto tus pensamientos delatan en tu interior y alteran tus neuronas, cierras los ojos y tu mente se pone a cabalgar sobre unas cuerdas sin nada que colgar, las miras y aparecen entre las nubes un chorro de sueltas palabras que te inundan por dentro y las coges al vuelo como si fuesen mariposas, las dejas con mimo colgadas de las cuerdas… De prisa de prisa, tu interior te reclama porque si no las coges a tiempo se evaporan, desaparecen de la escena como el agua manantial que ves como surca los arroyos camino del río que las lleva a la mar.

    Un saludo

    antonio

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, Antonio.
    Permita que te reciba en este blog como un visitante ilustre, que lo eres, y que avise a los seguidores de este pequeño rincón de juegos que tienen más de ti, para seguir disfrutando, en estas dos direcciones:
    http://antonioydaniela.blogspot.com.es/
    http://bartolomemorodaniella.blogspot.com.es/
    Tal vez debiéramos hablar algún día aquí de ese juego de palabras al que llamáis Pote Poético y de la Lata poética.
    Mil gracias por pasarte por aquí, un lugar donde siempre serás bienvenido.

    ResponderEliminar
  3. HOla Luis:

    No he podido reprimirme cuando he visto el tronco-casita con que abres tu post. Es precioso, y trae unos recuerdos, tan entrañables...
    Las casitas de muñecas no han sido mi fuerte, eso no es óbice para que las encuentre preciosas, lo que me atrae de ellas es, esa posibilidad de hacerlas e inventarlas tú misma. Yo que era una niña que a falta de recursos (ahorraba la paga durante varias semanas si quería conseguir algo que costara x dinero) hizo el juego del Monopoly en una cartulina copiando del original prestado, así involucré a mis hermanas y hermano en recortar billetes, pintar las casillas de colores, hacer las cartas para jugar...sin duda mucho más creativo que ir a comprarlo (no me cabe duda). Gracias Luis por este post, tierno si cabe, ¡ah! y respecto a hablar del Pote-Poético y de la Poesía en su tinta: "Hojasenlata" cuando quieras. No quiero olvidarme de agradecerte también el post del teatro de calle en el que aparece mi grupo de teatro, A-teatral, con nuestra obra "los 20 del XX" fue una sorpresa que nos anticipó una compañera enviandonos el enlace a tu página, que luego Antonio y yo hemos enlazado a nuestro blog de poesía. ¡Ains! disculpa el largor del comentario, gracias.
    Un cordial saludo.

    daniela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Daniela, por pasarte por aquí y rememorar tu infancia. ¡Menudo Monopoly debísteis hacer! Esos juguetes, los que elaboramos cada uno, son los que se recuerdan mejor cuando crecemos. Un día tendré que colgar los armarios para ropa de muñeca que hace Arantza.
      Sobre A-Teatral, lo he pensado siempre, sois uno de los lugares de encuentro de mayor talento que conozco. Ahí hay mucho amor al teatro.
      Invitadme algún día a las lecturas de poesía, y hablamos.
      Besos.
      Nota.-Para todos: también podéis hallar poemas de Daniela en la página que antes os he reseñado, que es
      http://bartolomemorodaniella.blogspot.com.es/
      (Pequeños bocatas de sensual intimidad...)

      Eliminar

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. No seas hiriente al comentar, no seas más listo que nadie, no te las des de inventar el huevo porque el huevo ya está inventado. No descalifiques a otros sin ton ni son. No utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que los demás puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados.Este no es un blog ni triste ni gesticulante: comenta para que los demás disfruten porque has decidido disfrutar de la vida. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.